Garantizar de que nuestras tecnologías ecológicas sean verdaderamente ecológicas

  • Publicado
  • Longitud
    2 minuto(s) de lectura

Las empresas de gestión deben desempeñar un papel fundamental para ayudar a los grupos mineros a realizar la transición hacia el desarrollo sostenible en lo que respecta a la transición energética", afirma Sandra Crowl, Stewardship Director.

¿Por qué los grupos mineros son importantes para la transición energética cuando a menudo son criticados por sus prácticas, que se consideran perjudiciales para el medio ambiente?

Sandra Crowl: Lo que se debe entender es que, sin los grupos mineros, no podremos lograr los objetivos ambientales del acuerdo de París1.Necesitamos sus metales para una transición energética de éxito, puesto que se utilizan en las tecnologías necesarias para la producción de energía renovable y la movilidad verde. Cobre, níquel, cobalto, plata, aluminio, litio y neodimio son minerales que se utilizan en baterías para automóviles y bicicletas eléctricas, células fotovoltaicas y turbinas eólicas. Se espera que la demanda de estos metales aumente drásticamente en los próximos años y que sea entre dos y seis veces mayor que la demanda actual para 2030, y que crezca todavía más para 2050.
Si usted es un inversor a largo plazo, debería invertir en empresas que estén trabajando hacia la transición energética, no limitarse a empresas perfectamente virtuosas. No se puede excluir automáticamente a las empresas que también facilitan la transición energética simplemente porque presenten niveles más altos de emisión de CO2 o hubieran estado involucradas en controversias pasadas. Eso sería irresponsable. Son precisamente estas empresas las que más necesitan apoyo y asistencia. El sector minero ya está innovando significativamente para extender la vida útil de los productos, por ejemplo mediante el desarrollo de técnicas de reciclaje y la reutilización de minerales raros. A pesar de esto, debemos continuar respaldando a estas empresas y monitorizar de cerca estos recursos.

¿Qué papel puede desempeñar una empresa de gestión de activos para el medio ambiente?

SC: Es un deber de los inversores comprender y apoyar a las industrias que permiten que las tecnologías verdes prosperen. Al interactuar con las empresas mineras podemos ayudarlas a ser más conscientes de los problemas del desarrollo sostenible y a responder a los desafíos ambientales y sociales.
Como inversor, uno no puede limitarse a adoptar una visión superficial si busca comprender estos problemas. Necesita tener una visión más holística. En el caso de las tecnologías verdes, esto nos permitirá evaluar mejor sus impactos positivos y negativos en el medio ambiente y asegurarnos de que nuestras tecnologías verdes sean verdaderamente ecológicas. Esto es especialmente importante para las empresas de gestión de activos como Carmignac, que se esfuerzan por gestionar el dinero de sus clientes invirtiendo de la manera más efectiva posible en términos de rentabilidad financiera, pero también por el futuro del planeta y las generaciones futuras.

Entonces, ¿qué está haciendo Carmignac como inversor a largo plazo?

SC: Todos los fondos gestionados por Carmignac integran análisis medioambiental, social y de gobernanza (ESG). El año pasado, desarrollamos una plataforma ESG llamada START con múltiples fuentes de datos de la empresa, que ofrecen precisión y eficiencia, y al combinar nuestro conocimiento humano, alcanzamos una mayor visibilidad para nuestras inversiones. Es un desarrollo a largo plazo para nuestros inversores.
La empresa se fundó en 1989 y llevamos más de 30 años invirtiendo de forma responsable. Las empresas que no están mitigando sus riesgos relacionados con ESG no tendrán futuro a largo plazo. La gestión de riesgos siempre ha sido el centro de nuestro enfoque y los riesgos de ESG no son diferentes. En términos de medio ambiente, por ejemplo, no invertimos en empresas que obtienen el 10% o más de su facturación de la minería del carbón térmico. Tenemos un objetivo de voto del 100% en las juntas generales de las empresas en las que invertimos y, como accionistas, votamos de manera que se incentive a las empresas a mejorar su huella de carbono.

1Mantener el calentamiento global por debajo de los 2 °C de aquí a finales de siglo, esforzándonos por limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 °C, reduciendo las emisiones contaminantes y logrando la neutralidad de carbono.