La Lettre d'Edouard Carmignac

Carmignac_Edouard.jpg

Octubre de 2017 Edouard Carmignac comenta la actualidad económica, política y social.

París,

 

Estimados lectores:  

  La subida gradual y constante de los mercados de renta variable sigue frustrando los pronósticos de los más agoreros. Ni las preocupaciones que suscitaban a principio de año los caprichos intempestivos de Donald Trump, ni los peligros asociados al resurgimiento del populismo europeo en primavera, ni siquiera el riesgo de una contracción de la liquidez mundial este verano: ninguno de estos temores ha sido capaz de frenar la progresión de las plazas bursátiles.

  Después de semejante trayectoria, ¿se han vuelto vulnerables los mercados de renta variable? Salta a la vista que la subida del índice mundial no ha sido precisamente espectacular: 4,6 % expresada en euros. En comparación con la progresión de los beneficios durante este periodo (+ 3,1 % en euros), la valoración de la renta variable mundial se ha mantenido prácticamente intacta desde principios de año.

  Sin embargo, entretanto, las previsiones de crecimiento mundial para los próximos doce meses han experimentado una revisión al alza (4 % frente al 3,7 % de enero), impulsadas principalmente por el aumento de la confianza en Europa y la mejora de las condiciones financieras favorable para los países emergentes.

  Cabría preguntarse si la amenaza que se cierne sobre la liquidez mundial ante el cambio en la política de la Fed y, en menor medida, del BCE podría aguar la fiesta a los mercados de renta variable. Lo dudamos. Aunque nadie puede descartar por completo el riesgo de que se produzcan errores en materia de política monetaria, la pujanza de las fuerzas deflacionistas a ambos lados del Atlántico hace que los objetivos de inflación de los bancos centrales resulten inalcanzables y, por tanto, es poco probable que estos últimos lleven a cabo una subida marcada de sus tipos de referencia. A este respecto, el riesgo de que se produzca un recalentamiento en la economía estadounidense provocado por un estímulo fiscal de gran calado sería motivo de preocupación para nosotros... si realmente pensáramos que la Administración Trump tiene alguna opción de llevar a buen puerto su proyecto de reforma fiscal.

  Con este marco que invita a la serenidad, reciban mis más cordiales saludos.

Édouard Carmignac