China sigue siendo un mercado imprescindible a largo plazo

  • Publicado
  • Longitud
    5 minuto(s) de lectura
Carmignac

Para invertir en China, hay que ser selectivo y optar por el largo plazo, aunque los recientes temores de los inversores extranjeros respecto al país ponen de manifiesto que es necesario entender bien las reformas que se están llevando a cabo allí, en opinión de nuestra gestora Haiyan Li-Labbé

¿Qué opina usted de la resolución aprobada el pasado mes por el Comité Central del Partido Comunista chino por la que se afianzó el papel de Xi Jinping como dirigente del país?

Haiyan Li-Labbé : Esta resolución, adoptada en el último pleno del Comité Central del Partido Comunista chino el 11 de noviembre, abre la puerta a un tercer mandato del presidente Xi Jinping en poco menos de un año, lo cual no tiene nada de sorprendente para quien siga con atención a China. Xi Jinping goza de gran popularidad entre la población, sobre todo en las zonas rurales. Además, su adopción se debe a la voluntad de estabilidad y continuidad de las autoridades chinas, al tiempo que se garantiza la aplicación de las reformas introducidas a lo largo de varios años.

Esto ocurre tras las nuevas inquietudes de los inversores extranjeros respecto a China. ¿Nos puede hablar de eso?

H.L : Este verano,los temores han afectado de hecho a las bolsas chinas tras el endurecimiento de la normativa para ciertos sectores en el país con el fin de corregir de manera duradera los numerosos excesos (posiciones dominantes, desigualdades, precariedad,…). Los problemas financieros del gigante inmobiliario chino Evergrande, confirmados poco después, no han contribuido a tranquilizar a los inversores extranjeros.

Recientemente, también ha habido temores relacionados con la cotización en Wall Street de empresas chinas. ¿Qué hay de eso?

H.L. : Las autoridades estadounidenses han decidido reforzar sus exigencias en cuanto a la transparencia de las empresas chinas, que a partir de ahora deberán revelar más información, principalmente datos contables y sus lazos con Pekín. Si no lo hacen, no podrán seguir cotizando en Bolsa en Estados Unidos. Esto ha generado inquietud en los inversores, algunos de los cuales incluso se han preguntado si los extranjeros podrán seguir siendo accionistas de empresas chinas. Los inversores extranjeros podrán seguir invirtiendo en las sociedades chinas... si lo hacen en los mercados financieros chinos o en la Bolsa de Hong Kong.

¿Cómo explica los diversos temores de los inversores extranjeros?

H.L : En primer lugar, Evergrande es un caso particular y aislado. En lo que respecta al endurecimiento normativo que se ha anunciado, a los inversores les ha asustado el hecho de que es sensiblemente mayor que los llevados a cabo en 2015 y 2018. No obstante, busca sobre todo corregir los excesos vinculados al desarrollo excesivamente rápido de ciertos sectores de actividad, reducir más la pobreza y las desigualdades sociales y conseguir un crecimiento económico más duradero y más respetuoso con el medio ambiente. Estos temores ilustran sobre todo, en mi opinión, la necesidad de entender bien las reformas, principalmente sociales, que se están llevando a cabo en el país para comprender mejor la transformación de China.

¿Los inversores extranjeros no estarían comprendiendo bien a China?

H.L : Con un Producto Interior Bruto (PIB) previsto de más de 16 billonesde dólares este año1, China es la segunda potencia económica mundial, y también es la segunda plaza financiera mundial en cuanto a capitalización bursátil (en torno a 20 billones de dólares), por detrás de Estados Unidos (con cerca de 43 billones) pero por delante de Japón (con 7 billones ), el Reino Unido y Francia (ambos con en torno a 3 billones)2 . Y a pesar de ello, China está infrarrepresentada en los índices bursátiles internacionales.

¿No se debe también a una mala comunicación con los inversores extranjeros?

H.L. : Por supuesto, y durante el episodio en el verano que he mencionado hace un momento el Gobierno intentó muy rápidamente tranquilizar a los inversores. Sigue siendo necesario hacer esfuerzos, eso está claro, pero el país se abre cada vez más a los inversores extranjeros y busca mejorar su comunicación y transparencia con ellos. Por ello, un número cada vez mayor de sociedades chinas publican sus informes en inglés y reclutan a directivos que hablan inglés con la intención de comunicarse mejor con los inversores extranjeros.

Hablaba usted de reformas sociales. No es precisamente en ese elemento en el primero que uno piensa cuando se es inversor extranjero en China…

H.L : Las reformas llevadas a cabo en China buscan, en primer lugar, beneficiar a la población china. Las medidas tomadas por el Gobierno desde hace varios años en cuestión de seguridad social y jubilación están entre las más contundentes de las últimas dos décadas en el país. Estas reformas han permitido, por ejemplo, sacar de la pobreza a casi mil millones de personas.

¿Tiene más ejemplos de avances sociales que compartir con nosotros?

H.L. : Este dato no es muy conocido, pero hoy en día prácticamente la totalidad de la población china (el 95 %) está cubierta por un seguro médico, mientras que la tasa era de solamente el 5 % en 19903 . Hace treinta años, sólo el 30 % de los trabajadores urbanos hacía aportaciones a un fondo de pensiones. Esta tasa se eleva actualmente a casi el 70 %4 . Además, en cuanto a la igualdad de género, China tiene una tasa de participación laboral de alrededor del 60 % para las mujeres, frente a la media mundial del 47 %, según el Banco Mundial. El número de personas con acceso a un fondo de pensiones ha pasado de 25 millones a 900 millones en treinta años5.

¿Y qué hay del medioambiente, en el centro de las preocupaciones actuales de los inversores?

H.L. : H.L : China se ha impuesto un objetivo ambicioso de neutralidad de carbono de aquí a 2060 y ha anunciado diversas medidas para impulsar las inversiones a favor del medioambiente. Se esperan otras que promuevan las energías renovables, las redes eléctricas inteligentes5 , los equipos de almacenamiento de electricidad, etcétera. Y para los inversores, constatamos también que las empresas chinas se están esforzando en mejorar la divulgación y la transparencia en materia de inversión medioambiental, social y de buen gobierno (ESG).

Teniendo en cuenta todas las reformas realizadas o previstas, ¿cuáles son sus perspectivas a largo plazo para el país?

H.L. : Según nuestras estimaciones, el PIB chino podría duplicarse de aquí a 2035, lo que debería permitir a este país superar a Estados Unidos. Con sus reformas, China está acelerando su independencia tecnológica y surgen nuevas oportunidades de inversión derivadas de las transformaciones estratégicas. Hemos identificado cuatro grandes tendencias importantes a largo plazo: La innovación tecnológica, la transición ecológica, la evolución de las tendencias de consumo y la salud y los avances médicos.

¿Se puede, entonces, seguir invirtiendo en China?

H.L. : Siempre que seamos selectivos y adoptemos un enfoque de largo plazo, la Bolsa china puede ofrecer oportunidades de inversión para los próximos 10 a 15 años. China sigue siendo un mercado imprescindible a largo plazo. Pero para ello hay que analizar el país y sus empresas. Y también hay que interesarse por los futuros motores de crecimiento de la economía china y mundial, que ciertamente serán distintos a los de hoy. En Carmignac, intentamos identificar cuáles podrían ser los futuros líderes mundiales. Y para ello, analizamos también las decisiones del Gobierno chino con el fin de intentar comprender sus objetivos para el país y para su economía.

Si desea más información sobre el fondo Carmignac China New Economy

Haga clic aquí

1Fuente:Statista
2Fuente:Bloomberg, Carmignac
3Fuente: Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social de la República Popular de China, 31/12/2018
4Fuentes: HSBC Global Asset Management Research - Taking the pulse: China’s healthcare sector publicatio on June 2019, Organización Mundial de la Salud (OMS), Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social de la República Popular de China, últimos datos disponibles para el estudio: 31/05/2019
5Fuentes: CICC, Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social de la República Popular de China, 31/12/2018
6Las redes eléctricas inteligentes (o «smart grid» en inglés) son redes de distribución de electricidad que favorecen el intercambio de datos entre los proveedores y los consumidores para ajustar el flujo en tiempo real y garantizar un suministro de energía eficaz, económico y seguro.