La Lettre d'Edouard Carmignac

[Management Team] [Author] Carmignac Edouard

Enero 2016 Edouard Carmignac comenta la actualidad económica, política y social.

París,

Estimados señores:

  Como quizás recordarán, el pasado mes de septiembre nos vimos obligados a demostrar grandes dosis de prudencia, basándonos en nuestro análisis de un creciente debilitamiento de los mercados. Si bien las bolsas mundiales se vieron impulsadas por una recuperación que juzgábamos complaciente, nos preguntábamos hasta cuándo se mantendría la ingravidez de los mercados.

  Ya tenemos la respuesta. El nuevo brote de debilidad del yuan ha hecho que los inversores vuelvan a ser conscientes de las amenazas que la ralentización del crecimiento chino supone para la actividad mundial, dos semanas después de que la Fed creyera que podía permitirse el lujo de iniciar una subida gradual de sus tipos de referencia. Así, esta incipiente compresión de la liquidez mundial se produce en un momento en que la coyuntura estadounidense multiplica sus indicios de agotamiento, los precios de la mayoría de las materias primas se encuentran en caída libre —lo que pone en peligro a muchos países emergentes endeudados— y, en Europa, los programas de saneamiento del gasto público se enfrentan a una hostilidad cada vez mayor. Angela Merkel, actual piedra angular de la gobernanza de la Unión, también está experimentando dificultades con la llegada de inmigrantes.

  Asimismo, atendiendo a sus niveles de valoración actuales, creemos que la mayoría de los mercados de renta variable no refleja el cúmulo de riesgos. Seguiremos mostrando una vigilancia y prudencia extremas, dado que nuestra principal preocupación sigue siendo proteger el valor de sus activos en un periodo que se perfila complicado. Sin embargo, éste también traerá consigo oportunidades que trataremos de aprovechar.

  La esquizofrenia de los mercados se ve alimentada por el miedo y la codicia, un dúo mortal. Les agradezco la confianza que nos han demostrado estos últimos meses, en los que nuestra prudencia quizás les haya podido parecer excesiva. Puesto que los mercados bursátiles se perfilan agitados, será fundamental seguir gozando de su confianza.

  Entretanto, permítanme hacerles llegar en este inicio de año mis mejores deseos de felicidad y relativa calma.

Édouard Carmignac